Lecho para hámsters

Uno de los productos imprescindibles para la salud de nuestros hámsters es el lecho. También conocido como sustrato, serrín o simplemente virutas, forma el suelo sobre el que vivirán en la jaula, su nido, una fuente de diversión y de buena higiene. Hay muchos tipos, algunos mejores, otros tóxicos. Aquí te explicaremos todo lo que debes saber sobre ello.

También hemos hecho una selección de los mejores lechos para hámsters al mejor precio del mercado. ¡Echa un vistazo!

Lecho para hámsters

Catálogo de los mejores lechos para hámsters del mercado

 

¿Cuál es el mejor serrín? Tipos

Si te has parado a mirar un poco los modelos de lecho, habrás visto que hay multitud de tipos dependiendo del material del que estén compuestas las virutas. Cada uno tienes sus ventajas y sus desventajas y, escoger cuál es el mejor para tu hámster es algo que solo podrás decidir cuando los pruebes.

Virutas de madera clásica / perfumadas

La madera clásica es el tipo más común dentro de los sustratos para roedores, tanto de hámsters como cobayas, conejos u otros. Está compuesto por pequeñas virutas de maderas naturales como el álamo o el abeto y no contienen aromatizantes.

Sus ventajas son muy claras. Son más naturales porque apenas están tratados, son más baratos y económicos y absorben muy bien, por lo que la jaula siempre está limpia.

En cuanto a sus inconvenientes, el hecho de no tener ninguna clase de aromatizante provoca que el característico olor que desprende el orín de los hámsters no se camufle y huela mal. Además, muchos modelos generan polvo que puede dañar sus vías respiratorias.

Para evitar el primer inconveniente, está la madera perfumada que es exactamente igual pero con productos para disimular los olores, por lo que menos natural y en casos extremos tóxica.

Lecho de maíz

Una de las mejores opciones y que más suele gustar a los roedores es el sustrato de maíz. Este es el más ecológico ya que se hace a partir de los restos que genera la cosecha de las mazorcas de maíz.

Destaca por su capacidad de absorción en las capas inferiores, permitiendo que las capas más exteriores queden siempre secas y no provoquen infecciones a nuestros animalitos. Además, está tratado para quitar cualquier partícula de polvo, de manera que no dañe a nuestros compañeros.

El único inconveniente que tiene es que las fibras son muy finas y, para que nuestro hámster pueda excavar bien en él, hay que poner virutas de madera o heno siendo este último la mejor opción.

Sustrato de papel ecológico

Sin lugar a dudas, este es el lecho que más respeta al medio ambiente. Está preparado con papel 100% reciclado, por lo tanto es biodegradable y no contamina. Es el más cómo de utilizar ya que, cuando se moja, se aglomera, facilitando la tarea de sacarlo sin tener que cambiarlo todo.

Además, si eres un amante del reciclaje, puedes utilizarlo para hacer más papel reciclado o compost y, en caso de que no lo seas, puedes tirarlo directamente por el váter sin preocuparte de contaminar.

El único inconveniente es su precio. Mientras que los otros son más baratos y económicos, este es algo más caro. Además, a algunos hámsters no les gusta tanto como los otros, pero ¡hay que sacrificarse por nuestro planeta!

Sustratos tóxicos para los hámsters

A pesar de que muchos productos digan ser ecológicos, hay ciertos materiales que resultan tóxicos para nuestros hámsters y que debemos evitar a toda costa.

En primer lugar, debemos evitar que las virutas de madera que compremos sean de pino o de cedro, ya que estos desprenden fenoles, unas sustancias químicas que pueden perjudicar muchísimo a los hámsters, pudiendo causar alergias y problemas respiratorios.

También es importante evitar las maderas de ciprés, enebro y secuoya. Estas no son tan tóxicas y tampoco están tan comercializadas, pero de todas maneras, mejor prevenir que curar.

Cómo hacer lecho casero para hámsters

Para aquellos que prefieren hacer su propio sustrato casero, tenemos un vídeo donde lo explicamos. Tan solo necesitarás papel higiénico y quizá un poco de cartón. Esta sin duda es la manera más económica de hacer el lecho, pero siempre es más cómodo comprarlo, ya que el precio de este producto es bastante bajo.

Eso es todo lo que debes saber sobre el aserrín. Puedes comprar las virutas que desees con tan solo unos clicks y, en cuestión de unos días tenerlo en casa con un envío 100% gratuito. ¿A qué esperas? ¡Hazte ya con el tuyo!